Flora y Fauna

Llanura pampeana


Flora:

En la región correspondiente a la Llanura Pampeana se han introducido muchas especies exóticas como eucaliptos, pinos, fresnos y paraísos cultivados con fines forestales, y ornamentales que transforman el paisaje original.
Los pastizales pampeanos se componen de cebadilla criolla, paja voladora, flechilla negra, romerillo blanco, carqueja, yerba de oveja, trébol, abrojo, machín y manzanilla. Con la primavera, el suelo se cubre de gramíneas y con las primeras lluvias de noviembre algunas especies florecen en rojo, blanco y azul.
En la zona de lagunas predominan las totoras, juncos, cañaverales y espinillos.
Aproximadamente el 70% de la superficie pampeana está cubierta por vegetación natural y el 30% restante corresponde al área incorporada a los cultivos (anuales y perennes). La vegetación de La Pampa se puede clasificar en cuatro grandes tipos fisonómicos: 1) Bosque abierto caducifolio de caldén, 2) Pastizal natural, 3) Arbustal y 4) Matorral.

• Especies leñosas más características:
Caldén (Prosopis caldenia): Es el principal recurso forestal de la Provincia. En la actualidad se puede estimar una superficie ocupada por el bosque de caldén de 2.870.000 ha, siendo su superficie aprovechable de unas 750.000 ha. Los usos tradicionales de la madera de caldén son: leña, postes, varillas, varillones, vigas, carbón, tablas para pisos (tarugos, parquet, adoquines), muebles (rústicos, amoblamientos de cocina, finos), marcos y contramarcos de puertas, ventanas, persianas, umbrales, dinteles, colmenas, etc. Las características industriales de su madera son: 
• Medianamente durable ante agentes biológicos; 
• fácil de secar; 
• fácil de pintar; 
• difícil de clavar; 
• medianamente difícil de trabajar; 
• acepta muy bien el pulido; 
• acepta muy bien el lustre; 
• acepta el torneado; 
• tiene muy buena estabilidad dimensional (una de las primeras dentro de las especies nativas del país); 
• muy higroscópica. 
En cuanto a su valor como combustible, la leña campana (leña seca) de caldén tiene un poder calórico entre 3.900 a 4.200 kcal/kg (superior al del quebracho colorado). El carbón de caldén tiene un poder calorífico de 7.458 kcal/kg.
Algarrobo (Prosopis flexuosa): Se distribuye junto con el caldén, con el cual se lo suele confundir, y en forma aislada en la parte norte de las márgenes del sistema fluvial Atuel-Salado-Chadileuvú. Se lo utilizó para mueblería, artesanía, leña, postes, rodrigones y varillas.
Piquillín (Condalia microphylia): Si bien se lo encuentra en su mayoría en el bosque caducifolio, también se distribuye en el arbustal del centro y sureste. Se utiliza principalmente como leña, la cual es muy apreciada por su poder calórico. Con sus frutos se hace dulce casero (llamado, en algunos lugares arrope) y su madera se utiliza en tornería.
La flora pampeana es muy rica. Entre las otras especies, son de destacar las aromáticas como el cedrón del monte y el tomillo, o medicinales como el té pampa.



Fauna

El humano provocó grandes cambios al introducir la agricultura, la ganadería, la forestación. Entonces especies como el puma, ñandú, venado de las pampas, guanaco, etc. fueron desapareciendo para ser encontrados en su hábitat natural en muy pocos lugares.

Especies de menor tamaño que las anteriormente mencionadas, se han adaptado a las transformaciones generadas por el hombre. Es así que, en las áreas rurales pueden verse mamíferos como la comadreja overa, el cuis, el zorro de las pampas, el peludo; aves como el sirirí, la gallareta, la martineta, la perdiz copetona, varios paseriformes (entre ellos: el jilguero amarillo, el cardenal de copete rojo, el zorzal, etc.); reptiles (como el lagarto overo) y anfibios.

También pueden encontrarse especies foráneas que han sido introducidas por el ser humano como la liebre europea, el jabalí y el gorrión común.

Hasta fines del siglo XIX , entre los mamíferos abundaban los rebaños de venados de las pampas y guanacos, así como eran muy comunes los armadillos: peludo, mulita, tatú, quirquincho, los zorros (en especial el zorro colorado y el zorro chilla), gatos monteses, el puma, las vizcachas los zorrinos y comadrejas, eran frecuentes los yaguaretés (o, yaguares, extinguidos en la región pampeana durante la segunda mitad del siglo XIX), por otra parte dentro de la región pampeana se encontraban los límites meridionales del carpincho, el ciervo de los pantanos, el pecarí y el aguará guazú y entre los roedores el cuís o aperea.. En sus aguas litorales e incluso en el Río de la Plata se encuentra el delfín franciscana.

Entre los reptiles se destaca la curiyú y la tortuga terrestre común que en Argentina es frecuentemente una mascota doméstica.

Entre los anfibios se cuentan diversas especies de sapos y ranas siendo típico el escuerzo común.

La avifauna de esta región es muy variada, destacándose el hornero (que ha llegado a ser, por su curioso nido, uno de los animales emblemáticos de Argentina), las "perdices" -en realidad aves corredoras muy semejantes a las perdices, aunque del grupo de los tinámidos, por ejemplo los inambúes-, las garzas, gallaretas, caranchos, chimangos, aguiluchos, loros barranqueros, benteveos, patos criollos y patos sirirís, teros, chajás, lechuzas, zorzales, cardenales, cabecitas negras, tordos , sietecolores, pájaros carpinteros, biguás, cotorras, golondrinas, el gavilán mixto y el halcón peregrino entre muchísimas otras especies. Hasta fines del siglo XIX abundaban los ñandúes.
Leon de montaña

Ciervo colorado

Mara

Zorro gris


Tundra

Flora

La vida vegetal se ve expuesta a bajas temperaturas lo cual le dificulta su supervivencia debido a la dificultad para conseguir agua la cual esta congelada en la mayor parte del año, además la materia inorgánica mineralizada es muy pobre debido a la baja tasa de descomposición de la materia orgánica. En las tundras donde las temperaturas son inferiores a 10 °C en el mes más frío y períodos anuales sin hielos inferiores a 3 meses se imposibilita el crecimiento arbóreo, por lo que las plantas comunes son los musgos y líquenes, que no pasan los 10 cm de altura, gracias a los fuertes vientos que los hacen mantenerse pegados al suelo.

Características para la vida vegetal

  • Suelos poco fértiles formados por materiales residuales de la alteración mecánica y química incompleta de la roca originaria, eminencias de materiales groseros.
  • La vegetación depende de periodos de actividad vegetativa y de condiciones hídricas del suelo.
  • Vegetación abierta y dominio de líquenes.
  • Sustratos inestables para el crecimiento arbóreo (solifluxión).
  • Vegetación zonificada según periodo de actividad.
  • Series xerofilas. Estepas de líquenes con sauces, etc.
  • Suelos pocos fértiles y bien drenados hasta el permafrost.
  • Tundra mesófila (15-130 °C o Fahrenheit,) con dominio Cyperaceae y deshielizados hasta 1 m.
  • Gramineas, a veces asociadas a subarbustos, líquenes, musgos, y plantas leñosas enanas (almohadilla).      

    Fauna

    La fauna, en las tundras, tiene la necesidad de protegerse del frío, para esto los distintos organismos poseen diferentes formas para protegerse del frío dependiendo de su regulación de la temperatura. Así, algunos animales, desarrollan un denso pelaje y acumulan una gran cantidad de grasa subcutánea, su relación superficie volumen es lo más pequeña posible para así aislarse del frío. Otros construyen galerías en la nieve cuando no hay en el suelo, y por último algunos migran en épocas muy frías como el reno y el caribú.
    Los niveles tróficos son muy cortos en invierno, con pocas especies no migratorias, aumenta la cadena trófica con la llegada de los animales migratorios. En ecosistemas litorales las aves y los mamíferos litorales como focas y lobos de mar (Otaria flavescens) también son un importante componente migratorio. Dado lo anterior y la poca diversidad de presas, los cambios de uno afectan al conjunto y de ahí las grandes fluctuaciones poblacionales periódicas de las tundras, mayor de lo que es general.
    Entre los animales podemos encontrar herbívoros, como el caribú, reno, buey almizclero, liebre ártica, cabra nival y el lemming, y carnívoros, como el oso blanco (en el extremo norte) lobo, halcón gerifalte, oso kodiak y el búho nival; los salmones son, en gran medida, la base de la red trófica para la fauna de este bioma. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada